Contenido principal Menú principal Herramientas Buscar Pie de página
logotipo CECRV
Montaje fotográfico decorativo. Ondas formadas por el vino
Las Denominaciones de Origen Españolas
logotipo de la denominación de origen

D.O.P. Cariñena

http://www.docarinena.es
Dirección:
Camino de la Platera, 7 – 50400 – Cariñena (Zaragoza)
Email:
consejoregulador@docarinena.com
Teléfono:
+34 976793031
Fax:
+34 976621107

Descripción e Historia:

El origen  de los viñedos aragoneses se sitúa en la región llamada Celtíbera, donde se encontraba la villa romana de Carae (hoy Cariñena) de cuyos habitantes se sabe que bebían vino mezclado con miel allá por el siglo III antes de Cristo.

Ya en 1415 formaban parte de la lista de alimentos preferentes de los que Fernando I de Aragón tenía previsto acompañarse en un proyectado viaje a Niza que finalmente no se llevó a cabo y en el que iba a tratar con el emperador sobre el Cisma de la Iglesia. Según cuenta Esteban Sarasa Sánchez, profesor de Historia Medieval de la Universidad de Zaragoza, el monarca señalò su preferencia por el vino de Cariñena y Longares, el queso de Peñafiel, los perniles pirenaicos o el trigo de Zaragoza.

Del cariñena hablaron en sus crónicas numerosos viajeros españoles y extranjeros que se aventuraron por la península. Enrique Cock cuenta cómo en 1585 Felipe II fue recibido en Cariñena con dos fuentes de vino, "una de blanco y otra de tinto, de las cuales cada uno bebía quien tenía gana";

Ya en 1696 se aprobó en la villa de Cariñena el llamado Estatuto de la Vid, con el fin de limitar las plantaciones en función de la calidad de la tierra donde fueran a ubicarse los viñedos. No es por lo tanto una casualidad que los catorce municipios aragoneses que integran la Denominación de Origen hayan sido pioneros a la hora de adquirir las obligaciones y los privilegios que ésta conlleva.

"Si este vino es de vuestra propiedad hay que reconocer que la tierra prometida está cerca". Con estas palabras agradecía el pensador francés Voltaire el envío que el Conde de Aranda le había hecho de sabrosos caldos de su bodega de Almonacid de la Sierra. Corría el año 1773 y no era la primera vez que ilustres e ilustrados personajes se dejaban seducir por los caldos cariñenenses.

José Townsend, en 1786, decía: "el vino que produce esta comarca es de la mejor calidad y no dudo de que sea muy buscado en Inglaterra tan pronto como la comunicación por mar sea establecida".

Más tarde, en 1809, Alexandro Laborde contaba cómo en Cariñena se hacía "un vino exquisito, particularmente conocido con el nombre de garnacha". En 1862, Charles Davillier afirma en su cuaderno de viajes: "A algunas leguas (...) se extienden los viñedos de Cariñena, célebres en España desde hace mucho. El vino blanco de Cariñena, cuyo nombre se ve en todas las tiendas de vino de Madrid, merecería ser más conocido fuera de España, especialmente el que se obtiene de la uva llamada garnacha".

La última  gran batalla de los vinos de Cariñena tuvo lugar a finales del siglo XIX. La filoxera había acabado con el viñedo francés e importantes familias vinateras del país vecino se asentaron en esta zona aragonesa, que desarrolló a partir de entonces una gran actividad mercantil y científica que conllevó, entre otras cosas, la construcción del ferrocarril de vía estrecha Cariñena-Zaragoza, inaugurado en 1887 para sacar las producciones de la zona.

Posteriormente la celebración del primer congreso vitivinícola nacional en 1891, en Zaragoza, refleja la inquietud pionera de Cariñena.

Su trayectoria histórica y el ejemplar comportamiento de los viticultores cariñenenses en la lucha contra la filoxera, una plaga que arrasó todo el viñedo europeo a finales del siglo XIX, sirvió a la población de Cariñena para recibir el título de ciudad, otorgado por el rey Alfonso XIII en 1909.

El 8 de septiembre de 1932, el Estatuto del Vino concedió la Denominación de Origen a los vinos de Cariñena mediante un acuerdo que en 1933 fue elevado a Ley, a propuesta del Ministerio de Agricultura.

También en 1932 y coincidiendo con la creación de las denominaciones de origen se inaugura la Estación Enológica de Cariñena, desde donde se impulsan nuevas técnicas de cultivo y elaboración, pero la Guerra Civil y sus posteriores consecuencias retrasan el giro hacia la calidad hasta los años setenta, poco después de que los vinos comenzasen a ser embotellados.

Por Orden de 25 de mayo de 1960, la D.O. cariñena se constituye como una D.O: de pleno derecho. Dicho Reglamento queda modificado por la Orden de 30 de mayo de 1964.

Es en los ochenta cuando se da el gran salto cualitativo en la elaboración del vino con la introducción de nuevos sistemas de cultivo, la inversión en tecnología y la adopción de nuevas prácticas enológicas.

La última modificación es la ORDEN de 6 de mayo de 2009, del Consejero de Agricultura y Alimentación, (BOA nº 91 de 15 de mayo de 2009) por la que se aprueba la normativa específica de la denominación de origen "Cariñena", integrada por los siguientes instrumentos:

a) la norma técnica, que se inserta como anexo I; y

b) el reglamento de funcionamiento, que se inserta como anexo II.

2. También se aprueban, con carácter provisional, los estatutos de la D.O., que se insertan como anexo III.

 

 

Variedades y Vinos:

VARIEDADES

La elaboración de los vinos protegidos por la Denominación de Origen se realizará exclusivamente con uvas de las variedades autorizadas siguientes:

a) Tintas: Cabernet Sauvignon, Garnacha tinta, Juan Ibáñez, Cariñena (Mazuela), Merlot, Monastrell, Syrah, Tempranillo y Vidadillo.

b) Blancas: Cardonnay, Garnacha Blanca, Macabeo, Moscatel de Alejandría y Parellada.

TIPOS DE VINOS

Tipos de vinos protegidos por la Denominación de Origen: tintos, rosados y blancos.

Dentro de los tipos de vinos mencionados en el apartado anterior podrán elaborarse los siguientes subtipos, que además de características establecidas por la normativa general vigente en cada momento, deberán cumplir los requisitos que, en su caso, se indiquen:

a) Vinos blancos de maceración carbónica: Encubado de las uvas enteras, sin romper, permaneciendo en un ambiente rico en CO2 mientras tiene lugar la fermentación intracelular. Después, o bien, desplillado, estrujado y macerado, o bien, prensado directo, continuando la fermentación alcohólica a temperatura controlada no superior a 25º C, hasta alcanzar una densidad (20/20) no superior a 1,080.

b) Vinos tintos de maceración carbónica: Encubado de las uvas enteras, sin romper, permaneciendo en un ambiente rico en CO2 mientras tiene lugar la fermentación  intracelular. Después, o bien, despalillado, estrujado y macerado, o bien, prensado directo, continuando la fermentación alcohólica a temperatura controlada no superior a 25º C, hasta alcanzar una densidad (20/20) no superior a 1,060.

c) Vinos semisecos, semidulces y dulces: Se realizarán con los mismos sistemas de elaboración que los vinos secos, pudiendo interrumpir su fermentación, conteniendo azúcares residuales, o bien, partiendo de vinos secos, mediante la edulcoración con mostos concentrados rectificados. Esta práctica  se anotara en el Libro de Registro de Prácticas Enológicas.

d) Vinos de licor.

e) Vino naturalmente dulce.

f) Vinos de aguja.

g) Vinos espumosos.

CRIANZA Y ENVEJECIMIENTO

Para poder utilizar en el etiquetado las indicaciones siguientes, el proceso de crianza y envejecimiento de los vinos tranquilos amparados habrá de realizarse del modo que en cada caso se indica:

a) "Crianza": vinos tintos con un periodo de envejecimiento de 24 meses, de los que al menos seis habrán permanecido en barricas de madera de roble de capacidad máxima de 330 litros; vinos blancos y rosados con un período mínimo de envejecimiento de 18 meses, de los que al menos seis habrán permanecido en barricas de madera de roble de la misma capacidad máxima.

b) "Reserva": vinos tintos con un período mínimo de envejecimiento de 36 meses, de los que habrán permanecido al menos 12 en barricas de madera de roble de capacidad máxima de 330 litros, y en botella el resto de dicho período; vinos blancos y rosados con un período mínimo de envejecimiento de 24 meses, de los que habrán permanecido al menos seis en barricas de madera de roble de la misma capacidad máxima, y en botella el resto de dicho período.

c)"Gran Reserva": vinos tintos con un período mínimo de envejecimiento de 60 meses, de los que habrán permanecido al menos 18 en barricas de madera de roble de capacidad máxima de 330 litros, y en botella el resto de dicho período; los vinos blancos y rosados con un período mínimo de envejecimiento de 48 meses, de los que habrán permanecido al menos seis en barricas de madera de roble de la misma capacidad máxima, y en botella el resto de dicho período.

d) "Añejo": vinos tintos, blancos o rosados sometidos a un período mínimo de envejecimiento de 24 meses en total, en recipiente de madera de roble de capacidad máxima de 600 litros o en botella.

e) "Roble": vinos que han permanecido en recipiente de madera de roble de capacidad máxima de 600 litros un periodo superior a 45 días en el caso de los vinos blancos y 90 días en el de los tintos.

f) "Noble": vinos sometidos a un período mínimo de envejecimiento de 18 meses en total, en recipiente de madera de roble de capacidad máxima de 600 litros o en botella.

 

 

 

 


 

Buscador google

Google

búsqueda restringida a nuestro sitio web

Calificación de nuestras añadas:

gris
Sin datos
marrón
Deficiente
anaranjado
Regular
amarillo
Buena
verde pálido
Muy buena
verde intenso
Excelente
Calificación de añadas
'01 '02 '03 '04 '05 '06 '07 '08 '09 '10 '11 '12 '13 '14 '15 '16
E MB B E E MB E MB MB E E MB MB MB MB -
Volver: Vuelve a la página de donde vienes.
Subir

© Copyright 2014 Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas. Reservados todos los derechos.
Ronda de Atocha, 7 - 28012 MADRID. Teléfonos 91 534 85 11 · 91 534 72 40. Fax 91 553 85 74.
cecrv@cecrv.eu

Diseño web: www.rafagomez.com. Desarrollo web y programación: www.javiruiz.com